USA: «La fusión está hecha» (27/9/1930)

Publicado en Bandera Proletaria n° 471, 27 de septiembre de 1930, pp. 1 y 8. 

Al disolverse la USA en la nueva central obrera, el periódico Bandera Proletaria dejó de publicarse.

La unificación de la U.S.A. y la C.O.A. da origen a la Confederación General del Trabajo

La Unión Sindical Argentina ha surgido de un congreso de unidad y desaparece para fusionar sus efectivos con los que integran la Confederación Obrera Argentina, contribuyendo así a solucionar casi totalmente el problema de la concentración de los sindicatos del país en una organización central, que constituyó siempre una de las aspiraciones del proletariado organizado.

La fusión de las centrales, que en cualquier momento hubiera sido oportuna resulta ahora imprescindible por los acontecimientos que son del dominio público, porque además de que este momento excepcional determina la desaparición de todos los grupitos con pretensiones de sindicatos que han sido focos de intriga y perturbación en el seno de la familia obrera, aumenta la agresividad del capitalismo, que pretende aprovechar esta situación para desmejorar las condiciones de trabajo, reducir los salarios y malograr la organización sindical para hacer imposible la defensa de los derechos e intereses obreros.

En distintos puntos de la república ya se hizo sentir la ofensiva capitalista y no hay dudas que si no es contenida a tiempo y reducida a sus puntos originarios se irá extendiendo rápidamente obligando a los trabajadores a sostener una lucha en circunstancias completamente desfavorables por múltiples causas, siendo la más importante la falta de cohesión que existiría entre los trabajadores si continuaran existiendo varias centrales nacionales. La fusión es el primer y más importante paso hacia la defensa de la organización, las conquistas y los derechos obreros, y la sola creación del Comité Nacional Sindical será suficiente para que los capitalistas más reaccionarios se percaten que sus propósitos antiobreros no serán de fácil realización.

Con la constitución del Comité Nacional Sindical se satisface la decisión unánimemente manifestada por los trabajadores que componen las dos centrales por intermedio del referéndum y el voto general, y se vinculan los esfuerzos de organismos como los de ferroviarios y marítimos que han constituido la espina dorsal de las dos centrales que desaparecen del escenario de la lucha. Se agregan a estas fuerzas —poderosas por cierto— la de innúmeros sindicatos que como la de Construcciones Navales, Industria del Mueble, obreros portuarios, etc., son respetables, así como se sumará la de organizaciones que por distintas causas han permanecido autónomas.

La nueva central constituirá un baluarte potentísimo de nuestra clase y su potencialidad inicial irá continuamente en aumento, porque además de la incorporación de los sindicatos que hasta el presente estaban desvinculados de las centrales, se unirá la incorporación de importantes núcleos obreros a sus respectivos sindicatos, impulsados por los acontecimientos que se producen y que obligan a todos a defender las posiciones conquistadas y a prestarse a obtener satisfacción a las numerosas cuestiones que están pendientes.

La fusión está hecha. BANDERA PROLETARIA, el paladín que durante diez años propició la unidad de los trabajadores del país, desaparecerá también, quedando la satisfacción en el ánimo de todos los obreros que han cumplido debidamente su misión.

La fusión está hecha. Todos los trabajadores deben estar de parabienes y —si ello es posible— redoblar sus actividades para que, sean cualquiera los acontecimientos que nos depare el porvenir, la organización sindical pueda mantener incólumes sus cuadros e íntegras todas las condiciones que hasta la fecha ha impuesto.

Se hizo efectiva la unidad entre la U.S.A. y la C.O.A. Creación de la Confederación General del Trabajo

En la tarde hoy se realizó una reunión plenaria de los consejos de la Confederación Obrera Argentina y Unión Sindical Argentina, en la cual quedó sellada la unificación de ambas entidades, de acuerdo a las bases aprobadas por sus respectivas organizaciones, quedando integrado el Comité Sindical Nacional.

Este de inmediato designó los miembros de la Junta Ejecutiva, la cual fue integrada por los siguientes compañeros: Luis Cerutti, José Negri, Ceferino López, Luis González y Antonio Melani, por la C.O.A. y J. Alejandro Silvetti, Segundo Ortiz, Abraham Resnik, José Milani y Andrés Cabona, por la U.S.A.

Para formar la mesa directiva fueron electos los camaradas: Luis Cerutti, secretario general; Alejandro Silvetti, prosecretario; Andrés Cabona, tesorero; y José Negri, protesorero.

Se acordó también que la nueva entidad gire bajo el nombre de Confederación General del Trabajo.

Hasta el momento de cerrar la presente edición, el Comité Sindical Nacional continúa reunido, debiendo tratar distintos e importantes asuntos, entre ellos una proposición de la Unión Ferroviaria sobre la desocupación.

La sede de la nueva central tampoco ha sido fijada aún, por lo cual corresponde que los sindicatos esperen su palabra oficial sobre este asunto, lo que indudablemente se hará de inmediato.

La armonía que reinó en la primera reunión plenaria del Comité Sindical Nacional, debe mantenerse en todos los momentos para poder reflejarse en el resto de la clase trabajadora, haciendo que la fusión se solidifique de tal manera, que sea indestructible.

La nueva entidad tiene una gran misión. BANDERA PROLETARIA al llamarse a silencio como órgano oficial de una de las instituciones que acaban de sellar su unidad, no puede menos que sentirse satisfecha de haber contribuido con su modesto esfuerzo al logro de la unificación de las fuerzas del trabajo, organizadas sindicalmente y saluda con alborozo a la entidad que surge a la vida como consecuencia del pacto unitario.

¡Viva la Confederación General del Trabajo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *