XIV Congreso del Partido Socialista (1918)

Considerando;

Que para que la clase trabajadora pueda realizar los fines que persigue con su acción es indispensable que exista entre sus organizaciones la mayor unidad posible;

Que siendo el P.S. la clase trabajadora políticamente organizada, es necesario que exista entre éste y las organizaciones gremiales, una perfecta unidad de miras y una constante armonía, resuelve:

Que el deber de todos los afiliados es pertenecer a sus respectivas organizaciones gremiales;

Que en ellas debe propiciar el más absoluto alejamiento de toda tentativa de embanderar las organizaciones obreras en el “comunismo anárquico”, en el “sindicalismo revolucionario” y en cualquier partido político, así como oponerse a realizar campañas electorales a favor de cualquiera de éstos;

Que el concepto de las relaciones entre las diversas organizaciones que tienen como fin propio la actuación dentro del terreno proletario por medio de una determinada forma de acción, como son los organismos gremiales, las cooperativas y el partido político de la clase trabajadora, debe estar basado en la cordialidad, si es posible y necesario en la cooperación, pero nunca en la hostilidad y el sectarismo excluyente;

Y que para esto y para que la eficacia de la acción recíproca sea mayor, las organizaciones no deben hostilizarse ni tampoco confundirse, siendo conveniente que permanezcan independientes unas de otras para la mejor actuación dentro de sus respectivas esferas.

_______

Fuente: Hugo del Campo. El “sindicalismo revolucionario”. Buenos Aires: CEAL, 1986, p. 50.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *